Vargas Llosa señaló que para derrocar al presidente de Guatemala Árbenz, hecho narrado en su novela Tiempos recios, se recurrió a una campaña de desprestigio.

Ciudad de Guatemala

EFE

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa regresó este martes a Guatemala con la misión de reivindicar en “un acto de justicia” al expresidente “democrático” Jacobo Árbenz Guzmán, quien fue depuesto en un golpe de estado en 1954 apoyado por la CIA.

Aseguró que “en pocos países latinoamericanos se ha vivido la violencia que ha padecido el pueblo guatemalteco”, en gran medida debido a “la intervención de Estados Unidos” en Guatemala, que “jamás ha vuelto a ser como la de entonces”.

Si algo puede aportar su novela, mencionó, “me gustaría que sirva para que algunos guatemaltecos consideren respetar a Árbenz”, quien fue “un magnífico presidente que intentó reformas profundas en un ambiente de libertad”.

Durante la conferencia de prensa por la mañana, invitó a “los demócratas y los liberales” a ser los responsables de “reivindicar la figura” de Árbenz, quien fue acusado “falsamente” de ser comunista por intentar llevar a cabo “un programa (la reforma agraria) que presentó en su campaña electoral”.

Si Tiempos Recios “tiene la capacidad de convencer a un puñadito de guatemaltecos, me sentiré muy contento y feliz de haber trabajado estos dos años en esta novela”.

Sombras del pasado

Si bien la CIA frustró los planes de Árbenz “en nombre del anticomunismo”, lo cual “es el disparate mayor”, dijo Vargas Llosa, hoy “en Guatemala y Latinoamérica estamos mucho mejor”, pues “mueren muchos menos guatemaltecos que los que morían cuando asumió Carlos Castillo Armas”.

Esa “ficción y fake news” que “tiene muchísimo éxito” creó una especie de “paranoia en el país con las persecuciones” en contra de los seguidores de Árbenz, a quienes consideraron comunistas, y fortaleció a la revolución cubana.

8 de octubre de este año fue la fecha en que salió a la venta tiempos recios.

Si te gustó compártelo en tus redes sociales
FUENTE:EL PERUANO