Vacaciones escolares: tiempo de cambios

Las rutinas de nuestras hijas e hijos cambian en esta temporada, trayendo tiempo de disfrute y descanso familiar

Las vacaciones escolares son un tiempo provechoso para nuestras niñas y niños y de un valor educativo indiscutible para su formación. Es tiempo para descansar, pero no para «no hacer nada»Por ello, aquí te presentamos algunos tips para organizar el tiempo en esta divertida temporada. Tomemos en cuenta que no hay una formula única, así es que esta organización dependerá de la dinámica familiar y las preferencias e intereses de tu hija o hijo.

Apoyemos todos en casa

Organicémonos como familia para que todos -padre, madre, hijos e hijas- podamos contribuir con las tareas domésticas de la casa de acuerdo a la edad: poner y levantar la mesa, tender las camas, secar los platos, arreglar la ropa, preparar refrescos para el almuerzo, etc. Estas actividades permitirán promover, en nuestros hijos e hijas, responsabilidad y autonomía, además de reconocerse como parte del grupo humano que es su familia.

Compartamos tiempo en familia

Generemos momentos de esparcimiento en los que toda la familia pueda participar y relacionarse, fortaleciendo nuestra relación afectiva. Esto se puede hacer dentro de casa. Algunas ideas: juntarse para jugar un juego de mesa, cantar canciones en karaoke, jugar con títeres, y más.

Elijamos las actividades correctas

Antes de organizar el tiempo de nuestros hijos e hijas, tengamos en cuenta sus opiniones, sugerencias e intereses; así tendrán mayor motivación para participar. Tengamos presente que mientras crecen sus gustos van variando. Quizás lo que disfrutaban tanto el año pasado no sea lo mismo este 2020.

Por último, evitemos saturar toda su agenda con excesivas actividades.

Organicemos los horarios

Cuando estamos de vacaciones los horarios no necesitan ser tan rigurosos como durante el período escolar, pero sí es importante que mantengamos ciertas rutinas, como los horarios para las comidas, cuidar la higiene personal y dormir. De esta manera nuestras hijas e hijos aprenden que puede haber flexibilidad pero que también hay aspectos no negociables debido a su importancia.

Descubramos nuevos lugares

En vacaciones podemos aprovechar para redescubrir nuestra ciudad o, de ser posible, viajar a sitios cercanos. En esta temporada, la familia podrá compartir tiempo junta y disfrutar de nuevas experiencias, además de fortalecer los vínculos afectivos y, por supuesto, aprender cosas nuevas de nuestra tierra y cultura.

Recuerda: las vacaciones también pueden ser un momento para aprender. ¡Más aun si las vivimos en familia!

Si te gustó compártelo en tus redes sociales
FUENTES:MINEDU